sábado, 22 de diciembre de 2012

natalia litvinova











gómel

mi abuelo lo único que hacía era afeitarse y temblar
frente al televisor.

mi padre todas las mañanas se perdía en el campo,
transformado en un punto tridimensional de la nieve.

regresaba con una sonrisa mística en su rostro y nadie
sabía por qué.

en verano también esa misma sonrisa y frutillas
en sus manos, en primavera frambuesas.

la sonrisa de mi padre traía frutos maravillosos.

mi abuelo temblaba cada día más, su cabeza recaía
como mandolina y se erguía como un piano.

un día mi padre regresó con manzanas

mi abuelo dio con la clave del silencio.


*  *  *

no hay idioma que contenga

cada palabra
es piel de la nieve

una niña con una rama
escribe sobre ella

la nieve se derrite
la niña también.


*  *  *

sombra

no soy la mujer que corre
con monedas en los bolsillos
tengo las ideas rotas.
soy la que se detiene ante un árbol
y lo nombra en ruso
y se describe en su sombra.


*  *  *

exilio

no pertenezco a continente alguno,
podría ser: ausencia en cualquier pecho
ausencia en cualquier ojo
lengua de los desaparecidos;
o pájaro armándose alas.


Los cuatro poemas pertenecen al poemario Esteparia (Ediciones del dock, 2010)



--------
Natalia Litvinova (1986, Gómel – Bielorrusia)
Es poeta y traductora. Publicó Esteparia (Ediciones del dock, 2010), Balbuceo de la noche / Balbutiement de la nuit (plaqueta bilingüe – Melón editora, 2012), Grieta (Ediciones Gog y Magog, 2012), Cortes invisibles (antología - Editorial Letras de Cartón, 2012 - Chile) y Cartas de la locura (tríptico – editorial lisboa, 2012). Tradujo del ruso la antología  Rumbo a Karachay (Editora Casa Refugio Citlaltépetl, 2011 – México) de la poeta Shajriza Bogatyreva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada